A finales del año pasado, The Wall Street Journal confirmó que Nintendo planeaba sacar al mercado un nuevo modelo de su exitosa Nintendo Switch para el año 2019.

No obstante, más adelante esta información se actualizó al revelar que la compañía nipona sacaría en realidad dos nuevos modelos de la consola antes dicha durante el verano 2019.

Ahora un nuevo medio de comunicación se ha sumado para corroborar esta información, ampliándola al ofrecer nuevos detalles sobre los planes de Nintendo de sacar nuevos diseños de su última consola.

Ha sido el medio Bloomberg el que se aventuró a decir que una nueva revisión, más económica y compacta de la Nintendo Switch saldría en verano, específicamente a finales del mes de junio. Ésta vendría a ser la Nintento Swith “Mini” que se habría filtrado recientemente en todo lo ancho de internet.

Según Bloomber, la nueva versión reducida de la consola no incluiría el dock, mas todavía será compatible con los Joy-cons. Tal y como apuntan los nuevos detalles, vendría a ser la sucesora directa de la Nintendo 3DS.

En cuanto al otro modelo nuevo de la consola híbrida, Bloomberg asegura que fuentes cercanas a Nintendo informaron que la consola planea también lanzar una versión renovada de la Nintendo Switch, que si bien no llegaría en verano, sí lo haría en el transcurso del año.

Además indicaron que “no hay preparada una versión más potente de la Switch”, por lo que habría que descartar la posibilidad de que se trate de una mejora en la potencia de la consola.

Además, la información revelada señala que la renovación de la Nintendo Switch tendría cambios en su pantalla. Específicamente, se habla de que la compañía nipona recurriría a Sharp Corp para la fabricación de la pantalla LCD del nuevo modelo de la consola.

Respecto a la Nintendo  Switch “Mini”, hay que destacar que existe un consenso general entre la mayoría de las fuentes  que apunta a que éste vendría a ser, con seguridad, un nuevo modelo de la consola (dado que aún no hay confirmación oficial por parte de Nintendo), sin embargo, todavía se mantiene como una incógnita hasta cuál extremo se llevarán los cambios respecto a la versión tradicional de la consola hasta llegar a este modelo.

En este sentido queda claro que se tendrá que esperar hasta recibir aún más detalles sobre las nuevas versiones de la consola híbrida. Afortunadamente, todo parece señalar que en verano se darán detalles mucho más completos.
Hasta ahora, se maneja por un lado la posibilidad de que esta versión “mini” de la consola esté enfocada en hacia potenciar las características portatiles de la consola; mientras que la renovación parece estar dirigida hacia mejorar la experiencia casera.
Queda esperar hasta el E3 2019 (dentro de poco más de un mes) para saber si Nintendo se aventura a aclarar las incertidumbres.